Iglesia Episcopal de San Andrés

Medellín completó una escultura de Cristo en 1954 para colgarla sobre el altar principal de la Iglesia Episcopal de San Andrés en Grand Prairie. El artista suspendió una plancha de plomo y dio forma a la escultura lentamente con un martillo, utilizando un modelo de yeso como guía. Fue un trabajo que le llevó mucho tiempo y que requirió que Medellín mantuviera una imagen clara de la composición final en su mente. El artista volvió a la Iglesia de San Andrés en 1977 para crear una nueva mesa de altar, a veces llamada “Altar de los Ángeles”, construida con tubos de cobre soldados y recubiertos de latón para darle un aspecto brillante. La decoración del cuerpo de la mesa imita las alas de los ángeles. Medellín también fabricó una credencia —una pequeña mesa utilizada para la celebración de la Eucaristía— que se sitúa a la derecha del altar. En 1981 creó dos candelabros para el altar, imitando su aspecto general.